• UPYD considera necesaria una reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) y de las leyes electorales autonómicas, como medida indispensable de regeneración democrática y para recuperar la igualdad del voto, de modo que el voto del ciudadano que lo emite tenga el mismo valor, independientemente del lugar donde se emita.
  • Se impulsarán las medidas legislativas necesarias para facilitar la participación de los ciudadanos en las convocatorias electorales: voto para los españoles residentes en el extranjero (CERA), voto por correo, accesibilidad de los colegios electorales, debates plurales en cadenas públicas y privadas, entre otras medidas.
  • En la misma línea, se eliminará cualquier obstáculo artificioso al pluralismo político, como la obligación de recoger el 0,1% del censo electoral de las circunscripciones en las que quieran presentarse partidos en ese momento extraparlamentarios.
  • Además, se modificará el sistema de subvenciones a los partidos políticos que se presentan a las convocatorias electorales para eliminar la subvención por mailing, tanto la adelantada a cuenta a los partidos que han formado Grupo Parlamentario, como la concedida con posterioridad a las elecciones a los partidos en condiciones de formarlo.
  • Hasta que el desarrollo de las herramientas informáticas permita la introducción sencilla de las listas abiertas, el procedimiento de elección de los diputados seguirá el principio de listas desbloqueadas, de modo que el elector tenga la posibilidad de alterar el orden de los candidatos en la lista.
  • Se modificará el sistema de elección de senadores mientras exista el Senado. Cada Comunidad Autónoma tendría dos senadores elegidos directamente por los ciudadanos y la circunscripción sería la comunidad autónoma —ambas ciudades autónomas en el caso de Ceuta y Melilla—, disponiendo los electores de un solo voto. Las ciudades autónomas tendrían un senador. Asimismo, se implementará un sistema de doble vuelta de elección de alcaldes.