Riesgo financiero: qué es y cómo evitarlo

Las empresas deben asumir una gran cantidad de retos para mantenerse en el mercado. Sobresalir entre la competencia, adaptarse a los cambios, atraer más clientes, aumentar sus ganancias, y otras estrategias. Además de enfrentarse al riesgo financiero que suponen las inversiones.

Tomar la decisión de invertir no resulta sencillo, pero resultan necesarias para avanzar en los negocios. Lo ideal es que generen rentabilidad y traigan beneficios a la compañía, pero esto no siempre es así. 

Es posible que la ganancia demore en llegar, existan pérdidas de dinero, no se recupere el capital invertido, entre otras consecuencias. Todo esto se puede prevenir, si se conocen los diferentes tipos de riesgos financieros y las acciones a tomar para reducirlos.

¿Qué es el riesgo financiero?

El riesgo financiero es la posibilidad de obtener resultados negativos en alguna actividad económica. 

Se trata de una incertidumbre que puede generarse por factores internos o externos. Es posible que una inversión no dé el rendimiento esperado, no existan acuerdos de devolución, se provoque la pérdida de capital, o surja inestabilidad en los mercados.

Tipos de riesgo financiero

Riesgo de crédito

Este tipo de riesgo financiero aparece cuando existe un financiamiento y una de las partes no es capaz de cumplir con las obligaciones de pago.

Las instituciones bancarias son las que más se enfrentan a estas posibilidades. Puede pasar que una persona no cumpla con el compromiso de pagar las cuotas y el interés que asumió en el contrato. 

Y es precisamente esa posibilidad del impago de la deuda lo que origina el riesgo financiero.

Riesgo de liquidez

Ocurre cuando no existe liquidez para cumplir con las obligaciones. Es posible que existan activos, pero la persona que adquirió el compromiso no tiene cómo hacer frente a sus deudas. 

En algunas ocasiones, no es posible obtener la liquidez necesaria frente a las deudas, ni aunque vendan los activos corrientes. 

Riesgo de mercado

Este tipo de riesgo financiero se ve con frecuencia en mercados que varían de acuerdo a las condiciones.

Algunos de estos riesgos están asociados con la fluctuación de una divisa y puede afectar a inversiones que impliquen cambios de moneda. También se asocian con las tasas de interés, considerando las variaciones que pueden ocurrir en diferentes momentos. 

¿Cómo se puede reducir el riesgo financiero?

Conocer la rentabilidad de cada inversión

Es importante que, antes de hacer cualquier inversión, se realice un análisis de la rentabilidad. 

Con la información completa, es posible saber si se obtendrán los resultados esperados.

Anticiparse a los cambios

Toda empresa debe estar al tanto de las fluctuaciones que sufra su sector. Así, si está preparada para los diferentes cambios, podrá establecer estrategias para salir adelante. 

Lo ideal es conocer muy bien el comportamiento del sector, saber cómo se maneja la competencia y anticiparse a las temporadas más difíciles.

Riesgos diversificados 

Esta estrategia consiste en combinar operaciones de mayor riesgo con las de más confianza. Una vez que se diversifiquen, el portafolio de inversiones estará equilibrado.

Evaluación continua

Los malos resultados se pueden prevenir si se hace una evaluación frecuente de los procedimientos y carteras de inversión. 

Esto también incluye una preparación financiera que incluya a todos los involucrados. Con los debidos conocimientos, podrán hacer frente a los diferentes riesgos.

Margen de ahorro

Es importante tener un equilibrio entre los gastos e ingresos. Si existe un margen fondo, es posible prepararse para los diferentes inconvenientes que puedan surgir. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: