Qué es la fibromialgia y cuáles son sus síntomas

Dolor crónico y generalizado en los músculos, problemas de sueño, falta de concentración, pérdida de memoria… Estos son algunos de los síntomas de la fibromialgia, una enfermedad que afecta, en su mayoría, a las mujeres. 

Suele confundirse con otras afecciones. Quienes la padecen, manifiestan un dolor en todo el cuerpo, que incluye mayor sensibilidad en ciertos puntos. 

El nivel de la fibromialgia puede ser más intenso en algunas personas, también es posible que las molestias aparezcan y desaparezcan. Así que es importante conocer un poco más sobre esta condición crónica. 

A continuación, mencionamos qué es la fibromialgia, sus síntomas comunes, puntos de dolor y tratamientos frecuentes. 

¿Qué es la fibromialgia?

La fibromialgia es una enfermedad que es frecuente en las mujeres, aunque, en menor proporción, también afecta a los hombres. Se estima que afecta a la población en un porcentaje que va entre 2% y 6%.

Una de sus características es el dolor músculo-esquelético a nivel generalizado, suele ir acompañado de presión o puntos dolorosos.

Se trata de una condición crónica que puede llevar al agotamiento excesivo. Quienes padecen esta enfermedad la han descrito como un dolor que abarca de pies a cabeza.

Puntos de dolor de la fibromialgia

En la fibromialgia existen unos puntos en específico donde se localiza el dolor, acompañado de una sensibilidad extrema. También se conocen como puntos sensibles.

Las zonas focalizadas o puntos de dolor de la fibromialgia se distribuyen en:

  • Zona interna de las rodillas.
  • Codos, omóplatos, nuca.
  • Tercio superior y cresta ilíaca de los glúteos.
  • Zona externa de las caderas.
  • Zona superior del pecho.
  • Músculos inferiores del cuello.
  • Parte de la espalda, junto a los hombros.

¿Cuáles son los síntomas de la fibromialgia?

La fibromialgia puede producir diferentes síntomas, que no solo abarcan dolores físicos, también afecta a las emociones. Estos aparecen de forma gradual. 

Los síntomas más comunes son: fatiga, dolor generalizado, pérdida de concentración, rigidez en las articulaciones, entumecimiento, ardor, hormigueos, ansiedad y depresión. 

Además, otras señales típicas de la enfermedad son:

  • Dificultad para conciliar el sueño.
  • Sensación continua de cansancio.
  • Dolores de cabeza.
  • Problemas digestivos: diarrea, estreñimiento.
  • Sensación de querer orinar frecuentemente
  • Hormigueo en las manos o pies.
  • Sensibilidad a temperaturas.
  • Piel reseca o manchada. 
  • Dolor en el pecho.
  • Dificultad para encontrar el equilibrio o problemas de vértigo.
  • Necesidad incontrolable de querer mover las piernas.
  • Sensibilidad extrema a ruidos, luz, olores.

¿Qué causa la fibromialgia?

Los estudios apuntan que la fibromialgia se relaciona con un aumento de sustancias químicas que se encuentran en el cerebro. Estas son las encargadas de transmitir las señales de dolor. 

También se estima que existe un desarrollo en los receptores que provoca una memoria de dolor, causando sensibilidad y reacciones desproporcionadas frente a las señales.

Otras causas se asocian con:

  • Factores hereditarios. Mutaciones genéticas.
  • Enfermedades previas o infecciones que desencadenan o agravan la enfermedad.
  • Lesiones físicas producidas por accidentes.
  • Estrés prolongado y no tratado a tiempo.

¿Cómo se trata la fibromialgia?

Los tratamientos de la fibromialgia deben estar enfocados a cada necesidad del paciente; esto será determinado por un médico especialista, ya que las características pueden variar.

La finalidad del tratamiento es controlar los dolores y síntomas. Así como los efectos que pueda producir la medicación.

.

Algunos de los tratamientos usados para la fibromialgia son:

  • Medicamentos: analgésicos para el dolor, antidepresivos para el alivio de la fatiga, relajantes musculares, anticonvulsivos
  • Apoyo en terapias ocupacionales, fisioterapia, ejercicios en el agua, estrategias enfocadas a reducir el estrés corporal, ayuda psicológica. 
  • Cambios en el estilo de vida, como disminución de exigencias constantes, ambiente relajado.
  • Ejercicio físico. 
  • Masajes, electroterapia. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: